Santa Rita de Casia

santa rita

Oración a Santa Rita de Casia

Oh misericordiosa y bendita,

Santa Rita de Casia,

tú que fuiste refugio de los más necesitados,

esposa comprensiva y cariñosa madre,

te ruego intercedas ante nuestro padre Celestial,

me otorgue una vida llena de paz, esperanza y felicidad,

en este valle de lágrimas,

donde solo hay violencia, odios y rencores,

te lo pido por los méritos de nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

Oración a Santa Rita para el amor

Señor Dios omnipotente y misericordioso,

conviérteme para que me arrepienta de mis pecados.

Tócame para que me levante y vaya a ti,

tengas misericordia de mí.

Líbrame Señor, de todos los males presentes y futuros,

concédeme la paz espiritual y temporal.

Bendice al Papa, a los Obispos y a los Sacerdotes,

para que guíen con acierto al Pueblo de Dios,

ilumina a todos los que tienen en sus manos

los destinos de nuestra Patria,

para que gobiernen conforme a los principios del Evangelio,

dales un corazón recto, para que no se

aparten del camino de tu justicia.

Te pido me concedas el remedio

de mis necesidades que ahora te presento y

que pongo por intercesora a Santa Rita de Casia,

Dame Señor tu gracia, para que un día pueda

cantar tus alabanzas en el cielo.

Amén.

santa rita de casia oracion

Historia de Santa Rita de Casia

El 22 de Mayo se celebra el día y la fiesta de Santa Rita de Casia.

Santa Rita nació en 1381 en Roccaporena un pequeño pueblito cerca de Casia (Italia). Su vida comenzó en tiempo de guerras, terremotos, conquistas y rebeliones, donde países eran invadidos, ciudades atacadas y las poblaciones convivían con guerras, los problemas del mundo no parecían tener solución. Pero Santa Rita siempre fue una poderosa intercesora, rezando por los más necesitados.

Santa Rita de Casia es conocida como ángel de la paz, consuelo de los hogares, mujer del perdón heroico, santa de las rosas, abogada de las causas imposibles.

Fue una hija obediente, esposa fiel y maltratada, madre, viuda, religiosa, estigmatizada y santa incorrupta, Rita fue una niña buena, obediente a sus padres, dedicada a la oración para pedía por los más necesitados, asistía frecuente mente a misa y su mayor deseo era ser religiosa para servir a Dios.

Cuando niña visitaba con frecuencia el convento de las Agustinas en Casia, deseando algún día unirse a su comunidad, donde era querida y su rostro bello expresaba energía y fortaleza.

Dios le concedió la gracia de leer milagrosamente y decía: Los obstáculos son enseñanzas para el espíritu.

Sus padres eran Antonio Lotti y Amata Ferri que ya pasaba de los 40 años y había perdido la esperanza de ser madre, pero Dios le concedió el regalo de esta hija única, a quien bautizaron Margarita y para abreviarlo la llamaban Rita.

Santa Rita de Casia no tuvo una vida fácil, fue una esposa fiel, pero era maltratada por su esposo, sin embargo, gracias a su amor a Jesús logró la conversión del marido y ahora es conocida como la santa de lo imposible y Patrona de los necesitados.

Sus padres trabajaban en el campo, eran cultos y pacificadores, la tarea de pacificador se hacía ante testigos y con acta notarial, la reconciliación terminaba con un beso de paz o con un apretón de manos, aunque hubiera obligación de reparación material, este oficio de pacificadores era muy importante para aquellos tiempos turbulentos, de violencias y venganzas.

Sus padres cuando presenciaban violencia, discusiones o enemistades, intervenían para tratar de solucionar los problemas, por esto eran llamados los pacificadores de Jesucristo, ya que no necesitaban discursos poderosos ni diplomáticas, solo necesitaban el Santo Nombre de Jesús y sabían que solo así se pueden apaciguar las almas.

Cuando Margarita tenía pocos días de nacida y dormía en una cesta mientras sus padres trabajaban en el campo, unas abejas blancas se posaron sobre su boca sin hacerle daño para depositarle dulce miel, sin que sus padres se dieran cuenta, un campesino al ver esto, trato de ahuyentar las abejas con su brazo herido y su herida sana de inmediato, sus padres interpretaron esto como una gracia extraordinaria de Dios y sus biógrafos como un hecho sobrenatural, donde Dios la predestinaba para hacerla Santa.

Sentía desde niña una fuerte inclinación a la vida religiosa, pero la providencia divina dispuso que pasara por todos los estados para santificarla y extender la luz de su ejemplo y el aroma de su virtud. Fue un modelo extraordinario de hija, esposa, de madre, de viuda y de monja.

Cuando sus padres tenían una edad avanzada sentían gran preocupación de que se quedara sola en el mundo y querían que se casara, a lo que Margarita obedece y contrae matrimonio con un joven atractivo llamado Paolo Ferdinando Mancine, la familia Mancine era de una buena posición social.

Se cree que Santa Rita se casa a la edad de 14 años, la ceremonia fue sencilla de acuerdo con las costumbres de esa época ya que estaban prohibidas las celebraciones lujosas, ambos esposos se fueron a vivir a una pequeña casa, Rita se dedicó a ser feliz a su esposo y a la vez se preocupó por sus padres, trabajando en las labores del hogar y del campo.

Paolo Ferdinando, era de carácter fuerte, difícil, caprichoso, bebedor, violento, promiscuo, tenía muchos enemigos y había matado a un hombre por influencia de su padre, que no era un buen cristiano.

Santa Rita acepta su papel de esposa y encuentra su fortaleza en Jesucristo y dedica su vida a la oración, sufrimiento y silencio, ya que cuando deseaba intervenir en una conversación en la familia de su esposo, era mandada a callar.

La familia de su esposo vivía con rencores y en un ambiente de mucha violencia, Paolo como funcionario, siempre se vio arrastrado al conflicto, donde le causa mucha tensión y estrés, pero Margarita con oración y paciencia logra la transformación de su esposo y lo convierte en un gran hombre.

La pareja tiene unos lindos gemelos que llenan el hogar de mucha felicidad, pero a la vez ronda mucha preocupación, ya que era madre, esposa y ama de casa, mientras que Paolo trabajaba como vigilante de la cuidad y era un trabajo muy peligroso.

Una noche Paolo no llega a casa lo que es extraño para el nuevo Paolo, Rita sabía que algo había ocurrido y al día siguiente fue encontrado asesinado. Esto causa profundo dolor en Santa Rita, después de 18 años de matrimonio.

En el velorio Rita perdona a los asesinos de su esposo, este gesto no fue bien visto por sus familiares, quienes deseaban venganza y esto trataban de inculcarle a los hijos de Rita, ella pensaba que si sus hijos tomaban venganza sus almas serian corrompidas y Dios no los aceptaría en el cielo, pero sus hijos juraron vengar la muerte de su padre, por lo que Rita lo único que hacía era persuadirlos y orar.

las suplicas de Santa Rita de Casia no fueron suficientes para que ellos eludieran la decisión de venganza, por lo que la afligida madre rogó al Señor para que salvara a sus hijos, ella sabía que era más importante salvar sus almas, por lo que Rita le pide a Dios que tomara sus vidas, ambos padecieron una terrible enfermedad y antes de morir perdonaron a los asesinos.

Rita da agradecimientos al señor por escuchar sus suplicas, ya que sus dos hijos habían muerto por causas naturales, en paz y libres del veneno del asesinato, que la venganza y el odio pudo haberles causado.

Santa Rita de Casia sola en el mundo y sin responsabilidades familiares decide entrar al convento, pero fue rechazada por miedo a que la venganza de su esposo llegara a interferir en la paz y armonía del convento.

Pocos son los santos que han gozado de tanta devoción como Santa Rita, su devoción favorita era meditar la Pasión de Jesús, intenta cumplir su deseo de infancia de ser religiosa, pero 3 veces es rechazada por el convento de las Agustinas de Casia.

Rita intercede a sus tres santos patronos: San Juan el Bautista, San Agustín y Nicolás de Tolentino, para que la ayudaran hacer su sueño realidad.

Ella se puso en oración y cierta noche oyó que la llamaban tres veces por su nombre, abrió la puerta y se encontró con San Agustín, San Nicolás de Tolentino y San Juan el Bautista, de quien ella era muy devota.

Ellos le piden que los siga y después de recorrer las calles, sintió que la elevaban en el aire y la empujaban suavemente hacia Casia hasta encontrarse arriba del Monasterio de Santa María Magdalena, allí cayó en éxtasis y cuando volvió en sí estaba dentro del Monasterio, las campanas suenan sin que nadie las tocara, lo que se cree que eran ángeles que le daban la bienvenida al convento y las monjas agustinas no pudieron negarle más el ingreso a la comunidad.

Rita a la edad de 36 años se comprometió a seguir la antigua regla de san Agustín, donde durante 40 años se entregó a la oración, las obras de caridad y se esforzaba por conservar la paz y la armonía entre los ciudadanos de casia, con un amor puro a Jesús.

Santa Rita escucha predicar al sacerdote sobre la pasión de Nuestro Señor Jesús y a sus 60 años mientras contemplaba la imagen de Jesús sacramentado, le pide al Señor participar de su sufrimiento en la cruz y le aparece una pequeña herida en su frente como estigma, como si una espina de la corana de Jesús se hubiera soltado y clavado en su propia carne, durante 15 años tuvo este estigma, a pesar del dolor que experimentaba, lo ofreció valientemente por el bienestar físico y espiritual de los demás, a diferencia de otros santos, sus llagas olían a podrido y tuvo que vivir aislada durante muchos años.

Santa Rita de Casia nos enseña que el amor exige un comportamiento de bondad, humildad, paciencia, gratuidad, tolerancia, esperanza, comprensión, fe y misericordia.

El Señor le quita su estigma al ir a una peregrinación a Roma y de regreso le aparece de nuevo el estigma, aislándose nuevamente.

La hora de su muerte nos la relatan también llena de deliciosos prodigios, cuando se le pregunta si tenía algún deseo en especial y pide que le traigan una rosa del Jardín de sus padres, era un favor difícil de otorgar en el mes de enero, sin embargo, la mujer al llegar a la casa de sus padres, descubre con asombro una sola flor de vivos colores en el arbusto que Santa Rito dijo.

Sus últimas palabras a sus hermanas antes de morir fueron: permanezcan en el amor sagrado de Jesús, deben permanecer en obediencia a la santa iglesia Romana, permanezcan en paz y caridad fraterna.

Al morir de tuberculosis su habitación se ilumino y las campanas tocaron solas, después de una grave y dolorosa enfermedad murió en 1457, la herida de espina en su frente desapareció y en su lugar quedó una mancha roja como un rubí y se olía una agradable fragancia.

Su cuerpo sigue en la Basílica de Santa Rita en Casia, Italia.

Rita fue beatificada por el Papa Urbano VIII en 1627, cuyo secretario privado Fausto Cardinal Poli, había nacido a 15 km de Roccaporena, que había sido el lugar de nacimiento de Rita.

León XIII la canonizó el 1900, ya que hacía falta un milagro para preparar el camino a la canonización, luego se su muerte ha crecido mucho el número de sus devotos.

Rita murió en el convento agustiniano el 22 de mayo de 1457 a la edad de 76 años, los fieles se agruparon en el lugar para acompañar a la santa, que expulsaba un intenso olor a fragancia.

Su cuerpo se conserva hasta la actualidad y comenzaron rumores de que por intercesión de la monja sucedían curaciones milagrosas, por lo que la devoción por Santa Rita se extendió por toda Italia.

biografia de santa rita

Los Milagros de San Rita de Casia

Cerca del sagrado cuerpo de Rita se ven innumerables enfermos y heridos graves curados: ciegos que fueron iluminados, mudos que recobraron el habla y cojos que fueron sanados, libero endemoniados y no falta quien afirma haber sido salvado de la muerte gracias a la intercesión de Sor Rita.

Los milagros más conocidos realizados por Santa Rita:

  • Giacomuccia de Leonardo de Ocone, atormentada por muchos años por grandes dolores en las piernas, fue llevada en brazos ante el cuerpo de la Beata, donde se encomendó al Señor y a ella, se detuvo ocho días en la iglesia, después de lo cual fue curada y con mucho gozo, dio gracias a Dios y la Beata Rita.
  • Cecca de Gio de Biselli, nació muda, pero al visitar el cuerpo de la Beata y luego de rezar algunas oraciones comenzó a hablar y a recitar el Ave María.
  • Lucia de Santi, del Castel de Santa Maria de Norcia, ciega de un ojo y con escasa visión en el otro, fue llevada ante el cuerpo de la Beata Rita, después de quince días de intensas oraciones se le abrieron los dos ojos y pudo ver claramente.
  • Cosimo Pelligrini, que sufría de gastroenteritis catarral crónica y de una aflicción hemorroidal tan grave que no había esperanzas de recuperación, cierto día cuando regresaba de la iglesia, se sintió tan débil por su enfermedad, los médicos recomendaron recibir los últimos Sacramentos mientras estaba postrado en la cama próximo a morir,  cuando de repente vio a santa Rita en actitud de bienvenida, dándole fortaleza y volviendo a tener apetito y en un periodo de poco tiempo, fue capaz de hacer las labores de un hombre joven, aunque ya era un hombre viejo.
  • Su milagro más popular, es el perfume que emana su cuerpo sin vida y que es confirmada por todas las personas que han visitado sus restos, siendo una fragancia de intervención divina.
  • Matteo del Rey de Ocone, tenía a su hijo Bernardo afectado por una piedra dentro de la vejiga, que le producía un intenso dolor y rogó a la Beata Rita y por su intercesión fue curado satisfactoriamente.
  • Elizabeth Bergamini que, por causa de la viruela iba a perder la visión y sus padres preocupados por la grave enfermedad, donde la medicina era inútil, decidieron enviarla al convento de San Agustín en Casia, suplicando con fervor a santa Rita, que liberara a su hija de la ceguera, 4 meses después recupera la vision y junto con las hermanas del convento da gracias a Dios y Santa Rita.
  • Battista D’Angelo del Colgiacone, afectado de ceguera, mandó a creyentes a rogar al Señor delante del cuerpo de la Beata Rita y por misericordia infinita, sus plegarias fueron atendidas y recobró la vista.
  • Lucrezia de Pablo de Colforcello, enferma durante varios años, hinchada por hidropesía, fue llevada ante el cuerpo de la Beata Rita y después de haber orado con mucha fe, regresó curada.

Cada que acontece un milagro por santa Rita, se esparce un suave aroma manifestando su presencia en el recinto, cada vez que nuestro Señor Jesucristo concede alguna gracia por la intersección de la Beata Rita, esta fragancia se percibe durante muchos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *