Santa Juana de Arco

oracion a santa juana de arco

Historia de Santa Juana de Arco.

Es una de las santas más famosas, Dios se comunicaba con ella mediante revelaciones y locuciones interiores, para liberar a Francia de la ocupación inglesa.

Nació en enero de 1412 en el pequeño pueblo de Domrémy (Francia), tuvo dos hermanos y dos hermanas, a los 14 años Juana tiene su primera experiencia mística, donde ve y oye al arcángel San Miguel, a Santa Catalina de Alejandría y a Santa Margarita de Antioquia, donde le explicaban que era la enviaba del cielo, para que luchara por la libertad de Francia.

A sus 14 años la llamaban la doncella de Orleans, tenía visiones y escuchaba voces que provenían del cielo, estas voces la persuadían para que llevara una vida devota y piadosa.

Años más tarde sintió el llamado de Dios para realizar una misión, que no parecía al alcance de una campesina analfabeta y además de corta edad, para dirigir el ejército francés y expulsar a los ingleses del país.

Dios le piden que se presente ante el comandante del rey, para que libere Orleans de las tropas inglesas, para luego ayudar a Carlos VII a ser el rey de Francia.

Juana era una joven campesina que no sabía escribir, ni leer, era inocente, virgen que vestía de armadura, andaba a caballo y lideraba un ejército. Siendo guiada por Dios salió triunfadora y llevo a Carlos VII a ser coronado como rey de Francia.

Lastimosamente tuvo un final trágico, ya que fue olvidada por sus amigos, traicionada por el rey y muere quemada en la hoguera, todo por la gran fe que sentía por Dios.

Su madre era muy piadosa y le enseño la devoción por la virgen María, por lo que Juana todos los sábados recogía flores para llevarlas al altar de nuestra Señora, su mayor deseo era llegar a la santidad y no cometer ningún pecado, era tan bonita, buena y bondadosa, que todos los de su comunidad la querían mucho.

Solo tomo las armas para defender y atender el llamado de Dios, solamente llevaba su estandarte cuando estaba en batalla, donde estaban impresos los nombres de Jesús y María.

Cuando estuvo abandonada sin el apoyo del rey y sus amigos, encaro su muerte con valor y siempre fiel ante Dios y decía: Todo lo que he hecho es por la orden de Dios.

Historia de Juana de arco

Biografía de Juana de Arco y las hazañas de su vida

En 1422 Francia estaba en una gran lucha de poder con Inglaterra, fue una guerra tan larga que fue conocida como la guerra de los Cien Años de 1337 hasta 1453, duro 116 años, cuando el rey francés Carlos VI acababa de morir y los ingleses junto con sus aliados, estaban decididos de impedir que su hijo el Delfín Carlos, recibiera la corona.

Juana fue capturada por las tropas inglesas y Carlos VII a pesar de que fue la que le ayudo hacer el rey de Francia, la abandona a su suerte, ya que tenía miedo de que su popularidad y poder más tarde le costara la corona.

Entregada a los ingleses, Juana de Arco fue trasladada a Ruan y juzgada por un tribunal eclesiástico, que la acusada de brujería, con el argumento de que las voces que le hablaban procedían del diablo.

Tras un proceso inquisitorial de tres meses, fue declarada culpable de herejía y hechicería; pese a que ella siempre había demostrado su inocencia, Carlos a pesar de haber sido coronado gracias a ella, no hizo ningún intento de liberarla.

Juana de Arco tuvo gran fidelidad a la iglesia y a Dios, cuando era interrogando para condenarla, le dicen: retrátate de tus ideas, o iras a la hoguera, pero Juana les contesto: a mí, me ha hablado Dios a través de las voces de: San Miguel, Santa Catalina y Santa Margarita.

En el juicio le hicieron firmar un papel, del cual ella no es consiente ya que no sabía leer, este papel era para que los ingleses aceleraran el proceso y condenarla a la hoguera.

Donde los clericós fueron muy faltos de caridad, donde no se pudo apelar a una entidad superior para que ella se defendiera, donde el mal rey Carlos VII, la abandona a su suerte, donde al final la matan, porque había que matarla. 

El 30 de mayo de 1431 Juana fue llevada a la plaza de Reims, donde una gran multitud se presentó para presenciar el espectáculo, un militar francés de la realeza, que había acudido en su salvación, pero lastimosamente llego tarde.

Su último deseo es que le acercaran a una cruz para que fuera lo último que ella viera y le hicieron una cruz rudimentaria.

A sus 19 años mientras los verdugos encendían la hoguera, Juana invocaba al arcángel San Miguel y luego de pronunciar el nombre de Jesús varias veces, entrega su vida al Padre Celestial. 

Se hicieron tres intentos para destruir su cuerpo, porque las llamas no consumieron su cuerpo por completo, pero muere en el primer intento, por intoxicación con el monóxido de carbono, su corazón quedo intacto y fresco, muere de una forma heroica donde la mayoría de asistentes, toman conciencia del error que se cometió, al quemar una inocente, sus cenizas y el corazón fueron arrojaron al rio Sena. 

La muerte de Juana de Arco la convirtió en un mártir, a los ojos de los franceses. Esto fortaleció a Carlos VII aún más, mientras que los borgoñeses, asustados por ese desarrollo de los acontecimientos, decidieron por ello unirse otra vez a él y dejar su coalición con los ingleses por temor a tener que atenerse en un futuro a consecuencias negativas para ellos por haber entregado Juana de Arco a los ingleses.

Todo esto y la necesidad de Carlos VII de hacer una alianza con ellos para poder vencer a los ingleses llevó al tratado de Arras, que fue acordado el 21 de septiembre de 1435, en la que los borgoñeses reconocieron a Carlos VII como rey de Francia a cambio de beneplácitos.

Esa alianza fue la que llevó a la posterior derrota definitiva de los ingleses en la guerra de los cien años, que terminó en 1453.

Juana de Arco fue beatificada en 1909 y canonizada en 1920, año en que Francia la proclamó su patrona, en 1920 fue declarada santa por el papa Benedicto XV. 

imagen de juana de arco

Oración a Santa Juan de Arco. 

Amada y gloriosa Santa Juana de Arco, 

llena en la confianza, amor y fe al divino niño. 

Intercedo ante ti, ya que eres ese ser que me llena, 

de fortaleza para seguir luchando, 

ante las adversidades que se me presenta cada día, 

nunca te apartes de mí lado, 

para que puede seguir los senderos de la verdad, serenidad, 

armonía y paz, puestos siempre en la divinidad, 

te lo pido por nuestro padre Celestial. 

Amen. 

Oración a Juana de Arco

Oh gloriosa Santa Juana. 

Ante tus enemigos, ante el hostigamiento, 

el ridículo y la duda, te mantuviste firme en la fe. 

Incluso abandonada, sola y sin amigos, 

te mantuviste firme en la fe. 

Incluso cuando encaraste la muerte, 

te mantuviste firme en la fe. 

Te ruego que yo sea tan inconmovible 

en la fe como tú, Santa Juana. 

Te ruego que me acompañes en mis propias batallas. 

Ayúdame a perseverar y a mantenerme firme en la fe. 

Amén. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *