Oración a San Charbel

san charbel aceite

Oh Dios, de misericordia y de infinita bondad,

Te alabamos y glorificamos en medio de tus Santos.

Tú que inspiraste al Santo monje y ermitaño Chárbel,

Para que viviese y muriera en perfecta unión con Jesús Cristo,

Donde nos da la fuerza y confianza para renunciar al pecado,

Por medio de su vida ejemplar, de sus virtudes monásticas:

Pobreza, obediencia y santidad.

Te imploramos nos concedas la gracia de amarte

Y servirte siguiendo su ejemplo.

Concédenos la gracia que te imploramos, por su intercesión (Petición).

Te lo pedimos por los méritos de tu hijo Jesucristo.

Amén.

(Padrenuestro, Ave María y Gloria).

Otros Santos Católicos:

Oraciones a San Charbel

Oh, Santo Respetable, tú que pasó su vida en la soledad,

en una ermita obediente y aislamiento.

Que usted no pensó en el universo ni en sus diversiones.

Que usted está actualmente sentada a la derecha de dios y nuestro padre,

 pedimos que interceda por nosotros,

 para que él nos abra su ayuda bendecida y nos ayude,

ilumine nuestras mentes, aumente nuestra fe y

fortalezca nuestra voluntad de continuar nuestras oraciones y

súplicas delante de ti y de todos los Santos.

¡Oh, San Chárbel!

Para realizar milagros y realizar prodigios sobrenaturales,

curar a los enfermos y devolver el motivo al perturbado,

que usted devuelva la visión al ciego y el movimiento a los paralíticos,

 miremos con piedad y conceda la indulgencia que le imploramos.

Ayúdanos a hacer el bien ya evitar el mal.

(Aquí dices tú petición con mucha fe)

Pido por tu eficaz intercesión en este y

cualquier momento de mi vida, de ahora hasta la muerte.

 Amén.

Rezar el Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

San Chárbel, suplica por nosotros….

Reza Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

san charbel medalla

Historia del San Charbel.

Youseff Makhlouf nació el 8 de mayo de 1828 en Biqakafra Turquía, un pueblo a 140 km del Líbano, era el quinto hijo de Antun Makhlouf y Brigitte Chidiac, una piadosa familia campesina.

Fue bautizado Yusef (José) a los ocho días en la Iglesia de Nuestra Señora de su pueblo natal.

Cuando tenía tan solo tres años su padre fue inscrito en contra de su voluntad, en el ejército turco, donde muere en batalle en la guerra contra los egipcios.

Su madre con mucha virtud se hace cargo y cuida de la familia, años después se vuelve a casar con un hombre religioso, que se convertiría en sacerdote y tiempo después le permitía a hombres casados ser elegibles al sacerdocio.

San Chárbel era ermitaño del rito maronita, primer santo oriental canonizado por la Sede Apostólica desde el siglo XIII.

Era una persona alta y delgada, con rostro demacrado a causa de las austeridades, llevaba siempre la cabeza cubierta con un capuchón que le caía hasta los ojos, mirada calmada y lleno de pensamientos profundos, persona silenciosa, de buen humor y delicado como una paloma, comía una vez al día y las personas que lo rodeaban se sentían edificados por su ejemplo de vida.

Luego de su muerte los milagros obtenidos por su intercesión son incontables.

Desde muy joven demostró gran interés por la religión y la iglesia católica. Dedico su vida a la abstinencia, oración y a la contemplación de Dios, se le atribuyen decenas de sanaciones, pero en especial dos por los que fue canonizado por Pablo VI en 1977.

San Charbel es reconocido porque muchas de sus imágenes exudan aceite milagrosamente, el cual se utiliza en la oración por los enfermos.

Es una Santo muy reconocido por toda la Iglesia, especialmente es venerado en México y su devoción se propago por todo el mundo, gracias al aumento de sus milagros.

San Chárbel vivió una experiencia única con Dios, donde sintió la presencia de Dios hasta el último suspiro de vida, al punto de penetrar en las profundidades del misterio del todo poderoso.

Dios se manifiesta y le concede los milagros gracias a la intercesión de este Santo.

El Santo Charbel dedicó su vida a Dios, la iglesia, la penitencia y la oración, se destacó por la predicación y el don de sanación, para sus creyentes, este don continuó hasta después de su muerte.

Yusef ayudó a su padrastro en el ministerio sacerdotal, ya que desde joven era abstinente, solitario y de profunda oración.

A la edad de 14 años estudió en la pequeña escuela parroquial del pueblo, fue pastor de ovejas donde se retiraba con frecuencia a una cueva para orar, lo que le ocasionaba burla de otros pastores.

Dos de sus tíos maternos eran ermitaños pertenecientes a la orden Libanesa Maronita, por esto Yusef acude a ellos para aprender sobre la vida religiosa y son ellos su mayor influencia, quienes lo influencia para vivir en total soledad y en silencio de oración

Yusef a los 20 años era el sostén de su casa, siendo una edad propicia para contraer matrimonio, pero él se siente llamado a otra vida, escuchó la voz del Señor que le dice: Deja todo, ven y sígueme.

En 1851 a los 23 años entra al Monasterio de nuestra Señora de Mayfouk, comenzó su camino como postulante y le fue dado el nombre Chárbel como fraile religioso maronita.

En 1853 fue trasladado al monasterio de Annaya, donde profesó votos perpetuos como monje, luego fue enviado al monasterio de San Cipriano, donde realizó sus estudios de filosofía y teología durante 6 años.

llevo una vida ejemplar de obediencia y observancia, fue ordenado sacerdote el 23 de julio de 1859, a los 31 años.

Después de 23 años San Chárbel solicito a sus superiores autorización para llevar una vida solitaria de ermitaño, el padre general le concede el 13 de febrero de 1875 tomar posesión de la ermita de San Pedro y San Pablo para servir allí el resto de su vida.

Donde pasó muchos años de vida ejemplar lleno de oración y apostolado, entre estos el cuidado de los enfermos, las almas y el trabajo con los pobres.

El 16 de diciembre de 1898 se celebró su misa a las 11 am, en un frío invernal, donde comenzó una agonía por 8 días, hasta que Dios le dio la gracia de morir el mismo día en que nació Jesús, el 25 de diciembre.

Años después de muerto San Chárbel, un hermano de la comunidad tomo fotografías en las proximidades de su ermita y cuando revelo las fotografías vio que salía una persona en las fotos que no estaba al momento de tomarlas, cuando las compararon con fotografías de viejos monjes, descubrieron sorprendentemente que era San Charbel.

Dado al constante culto del pueblo, el Padre Superior General Ignacio le solicitó al Papa Pío XI en 1925, la beatificación del Chárbel, fue beatificado durante la clausura del concilio Vaticano el 5 de diciembre de 1965 por el Papa Pablo VI.

En 1950 la tumba de San Chárbel fue desenterrada y al abrirla sus restos fueron encontrados en perfecto estado, también se encontraron unas manchas aceitosas sobre el ataúd, que afirman que era un líquido acuoso de sangre que emanaba de su cuerpo, a este aceite se le atribuyen poderes curativos y que la iglesia católica presenta como las reliquias de San Chárbel. La forma de comprobar este milagro es que al lavarlo, después de un tiempo de exposición al aire, al sol y con diferente ropa, continua este fenómeno de trasudación.

Los milagros de San Chárbel tomaron fuerza entre los fieles, gracias a las curaciones por su intercesión y los fieles empezaron a peregrinar al monasterio donde estaban sus restos para solicitar milagros.

Los fieles popularizaron los listones y se volvió una tradición para anotar cada una de las peticiones a San Chárbel, lo usaban en los tiempos antiguos, aunque en la actualidad algunos católicos todavía lo usan.

Una joven angustiada por problemas de salud, le rezar con misericordia a Dios y al encontrándose con San Chárbel le pide intermediación y le escribe su petición en un listón que tenía en la mano.

Al poco tiempo se le concede el milagro y ella en agradecimiento deja una cinta blanca, esto se popularizo y continúa hasta la actualidad.

Según el milagro que se solicite es el color de la cinta y los agradecimientos se hacen con la cinta blanca.

Después de su muerte apareció una luz sobre su tumba por semanas, el nombre del San Chárbel se propago, ya que los fieles recibían a través de su intercesión milagros y bendiciones.

Chárbel fue enterrado en el cementerio de su monasterio, esto llevó a que movieran su cuerpo, el cual segregaba sudor y sangre, desde ese entonces, decenas de peregrinos comenzaron a visitar su tumba, dicen que Dios los beneficiaba con sanación y gracia espiritual.

san charbel aceite

Milagros de San Charbel:

  • La curación milagrosa de Iskandar Naourn Obeid Charabati, quien en 1937 perdió un ojo por un golpe, pero le rezo a San Chárbel y lo sano, dejándole perfecta la visión.
  • Dafne Gutiérrez, madre de niños pequeños quien perdió la visión quedando completamente ciega, además sufría de  hipertensión, pero empezó a orar a San Charbel y milagrosamente un día amaneció bien de salud y con visión perfecta.
  • La monja Marie Pierre Qamari, fue sanada de una ulcera en el estómago, por la intercesión de San Chárbel ante Dios todo poderoso.
  • María Simón, una profesora que sus médicos le daban pocos días de vida, por la preocupación de sus familiares piden un milagro y un familiar le envía 22 algodoncitos untados con el aceite y la fragancia del cuerpo de San Charbel, su hermano frota los algodones en el cuerpo de María, especialmente la garganta y en el pecho sobre los pulmones, sintiendo María un cambio total al día siguiente.

Canonización de San Charbel

El 9 de octubre de 1977 durante el Sínodo Mundial de Obispos, el Papa canonizó a San Chárbel con la siguiente proclama:

En honor de la Santísima Trinidad, para la exaltación de la fe católica y promoción de la vida cristiana, con la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo, decretamos y definimos que el beato Chárbel es Santo y lo inscribimos en el catálogo de los Santos, estableciendo que sea venerado como santo y sea venerado con piadosa devoción en toda la Iglesia. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Dios ha querido manifestar su gloria y milagros por medio de este humilde ermitaño, numerosas de sus imágenes milagrosamente exudan aceite, el cual se utilizan en la oración por los enfermos, además de ser bien conocido en el Medio Oriente y en toda la Iglesia; en América es particularmente venerado en México a partir de la inmigración maronita que comenzó en el siglo XIX.

Su devoción se propaga en la actualidad muy rápido por el aumento de milagros, Dios desea utilizar este santo como signo de su deseo de unificar el Oriente con el Occidente, San Chárbel fue beatificado en 1965 y canonizado en 1977.

Una respuesta a «Oración a San Charbel»

  1. En la ciudad de Barranquilla, Colombia, en el barrio Villa Carolina, existe una iglesia San Charbel. Tiene muchos fieles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *