Novena Padre Pio

Esta bella novena la acostumbramos a rezar de manera especial los días previos a la festividad 14 al 22 de septiembre. Para pedir al Padre Pio, interceda ante nuestro Señor Jesús, nos conceda lo que tanto necesitamos. Pero no solo nos debemos regir al día de su festividad, siempre que lo creamos necesario lo podemos hacer. A continuación, te entregamos los pasos necesarios para hacer la novena cada día. 

novena de san pio

Novena al Santo Padre Pío de Pietrelcina. 

Primer Día: 

 Hacemos la señal de la Santa Cruz: 

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, 

líbranos, Señor, Dios nuestro. 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

Amén. 

El Acto de Contrición. 

 Señor mío, Jesucristo, 

Dios y Hombre verdadero, 

Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, 

bondad infinita. 

porque os amo sobre todas las cosas, 

me pesa de todo corazón de haberos ofendido; 

Propongo firmemente nunca más pecar, 

apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, 

confesarme y, cumplir la penitencia que me fuera impuesta. 

Ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos, en satisfacción de todos mis pecados, 

y así como lo suplico, así confío en vuestra bondad 

y misericordia infinita, que los perdonareis, 

por los méritos de vuestra preciosísima sangre, pasión y muerte 

y me daréis gracia para enmendarme 

y perseverar en vuestro santo amor y servicio, 

hasta el fin de mi vida. 

Amén. 

El padre nuestro y el Ave María. 

Oración para todos los días: 

Bienaventurado Padre Pio, testigo de fe y de amor. 

Admiramos tu vida como fraile Capuchino, como sacerdote y como testigo fiel de Cristo. 

El dolor marcó tu vida y te llamamos: Un crucificado sin Cruz. 

El amor te llevó a preocuparte por los enfermos, a atraer a los pecadores, 

a vivir profundamente el misterio de la Eucaristía y del perdón. 

Fuiste un poderoso intercesor ante Dios en tu vida, 

y sigues ahora en el cielo haciendo bien e intercediendo por nosotros. 

Queremos contar con tu ayuda. Ruega por nosotros. 

Amén. 

Palabras del Padre Pío: 

Conviene acostumbrarse a los sufrimientos que Jesús os manda. Jesús que no puede soportar veros sufrir, vendrá a solicitaros y a confortaros, infundiendo nuevo ánimo en vuestro espíritu. 

Meditación sobre el amor: 

El amor fue el que llevo a Jesucristo, ofrecerse así mismo por el perdón de nuestros pecados, es el amor el que también nos debe conducir a nosotros agradecerle eternamente, por tanto, sufrimiento inmerecido, el Santo Padre Pio, comprendió este amor y quiso ser humildemente otro Cristo, para en estos tiempos aplacar la ira divina. Así Dios padre le regala el sufrimiento del mismo Jesucristo para espiar en el dolor las faltas de tantos pecadores. Padre Pio corresponde con amor a este regalo, haciendo vivas las palabras de San Agustín cuando dice: No vamos así Dios caminando, sino amando. Pese a sus padecimientos durante cuarenta años, de tener sus estigmas sangrantes, no deja de trabajar y servir a sus hijos espirituales y a sus hermanos con el más puro amor cristiano. El Padre Pio dice: El eje de la perfección es el amor. Quien este centrado en el amor vive en Dios, porque Dios es amor, como lo dice el apóstol, 

Oración de la novena a San Pío. 

Amadísimo Santo Padre Pío de Pietrelcina, 

tú que has llevado sobre tu cuerpo los estigmas de Nuestro Dios Jesucristo. 

Tú que también has llevado la cruz por todos nosotros, 

soportando los sufrimientos físicos y morales que te flagelaron, 

continuamente el alma y el cuerpo, en un doloroso martirio. 

Te rogamos, intercedas ante Dios todopoderoso, 

para que cada uno de nosotros sepa aceptar, 

las pequeñas y grandes cruces de la vida, 

transformando cada individual sufrimiento, 

en un seguro vínculo que nos ata a la vida eterna. 

(hacer las intenciones por las que se ofrece la novena) 

 Rezar un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 

Oración final para todos los días. 

San Pío de Pietrelcina, 

te pedimos nos enseñes la humildad de corazón, 

para ser considerados entre los pequeños del Evangelio, 

a los que el Padre prometió revelar los misterios de su Reino. 

Ayúdanos a orar sin cansarnos jamás, 

con la certeza de que Dios, 

conoce lo que necesitamos antes de que se lo pidamos. 

Alcánzanos una mirada de fe, 

capaz de reconocer prontamente en los pobres y 

en los que sufren, el rostro mismo de Jesús. 

Protégenos en la hora de la lucha y de la prueba y 

si caemos, haz que experimentemos la alegría, del sacramento del perdón. 

Transmítenos tu tierna devoción a María, Madre de Jesús y Madre nuestra. 

Acompáñanos en la peregrinación terrena hacia la patria feliz, 

a donde esperamos llegar también nosotros, 

para contemplar eternamente la gloria del Padre, 

del Hijo y del Espíritu Santo. 

Amén.

Oremos: 

Dios todopoderoso y eterno,

escucha la oración de tu pueblo,

da fuerza a cuantos predican el Evangelio en el mundo y

concédenos que, así como san Pío de Pietrelcina,

fue en la tierra un ardiente y humilde predicador de tu palabra,

ahora en el cielo sea nuestro poderoso intercesor.

Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.

DÍA SEGUNDO:

  •  Hacemos la Señal de la Cruz. 
  •  Acto de Contrición. 
  • Oración para todos los días. 
  • Se dicen las intenciones por las que se ofrece la novena. 
  • Se reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 

Palabras del Padre Pío: 

Ánimo y no temas la ira de Lucifer. Recordad siempre que es una buena señal cuando el enemigo se agita y ruge alrededor vuestro, ya que esto demuestra que él no está dentro de ti. 

Meditación sobre la santidad. 

Santísimo Padre San Pio de Pietrelcina, tú que te encuentras cerca de nuestro amadísimo Padre Dios Jesucristo, y has tenido la santidad y resistencia en las tentaciones del maligno. Tú que has sido golpeado por los demonios del infierno que quisieron convencerte a abandonar tu camino de santidad. Ruega a Dios por nosotros, para que con tu ayuda y con la de Nuestro Señor, encontremos la fortaleza espiritual para renunciar al pecado y para conservar la fe hasta el día de nuestra muerte. 

Oración a San Pío. 

 Santísimo Padre San Pío de Pietrelcina, 

tú que te encuentras cerca de nuestro amadísimo Padre Dios Jesucristo, 

y has tenido la santidad y resistencia en las tentaciones del maligno. 

Tú que has sido golpeado por los demonios del infierno, 

que quisieron convencerte a abandonar tu camino de santidad. 

Ruega a Dios por nosotros, 

para que con tu ayuda y con la de Nuestro Señor, 

encontremos la fortaleza espiritual para renunciar al pecado 

y para conservar la fe hasta el día de nuestra muerte. 

(Se hacen las intenciones por las que se ofrece la novena) 

y se reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 

Amén. 

Oremos: 

Dios todopoderoso y eterno, 

escucha la oración de tu pueblo, 

da fuerza a cuantos predican el Evangelio en el mundo y 

concédenos que, así como san Pío de Pietrelcina, 

fue en la tierra un ardiente y humilde predicador de tu palabra, 

ahora en el cielo sea nuestro poderoso intercesor. 

Por Jesucristo Nuestro Señor. 

Amén. 

DÍA TERCERO:

  • Hacemos la Señal de la Cruz. 
  • Acto de Contrición. 
  • Oración para todos los días. 
  • Se dicen las intenciones por las que se ofrece la novena y se reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 

Palabras del Padre Pío. 

María sea la estrella que os alumbre el camino, os enseñe la calle segura para ir al Padre Celestial; Ella sea el asidero firme que tengáis, para que os conservéis cada vez más unidos estrechamente en el tiempo de la prueba. 

Meditación sobre las virtudes. 

Día a día debemos ejercitarnos en aquello que nos agrada, como lo hacemos para tener un cuerpo esbelto, es necesario hacer todos los días ejercicios, hasta lograr la talla que deseamos para vernos bien, lo mismo que deseamos ser buenos estudiantes, ser ordenados y disciplinados es necesario, practicarlo todos los días, hasta que se nos vuelva costumbre. Esta disciplina nos hace ser mejores personas. El Padre Pio, amo toda su vida a la Virgen María, siendo para él su mejor ejemplo de vida, ya que imitaba las virtudes de Jesús. 

Oración a San Pío

Santísimo Padre San Pío de Pietrelcina, 

tú que te encuentras cerca de nuestro amadísimo Padre Dios Jesucristo, 

y has tenido la santidad y resistencia en las tentaciones del maligno. 

Tú que has sido golpeado por los demonios del infierno, 

que quisieron convencerte a abandonar tu camino de santidad. 

Ruega a Dios por nosotros, 

para que con tu ayuda y con la de Nuestro Señor, 

encontremos la fortaleza espiritual para renunciar al pecado 

y para conservar la fe hasta el día de nuestra muerte. 

(Se hacen las intenciones por las que se ofrece la novena) 

y se reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 

Amén. 

 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

 Amén. 

Oremos: 

Dios todopoderoso y eterno, 

escucha nuestra oración, 

danos fuerza para poder soportar las adversidades y  

sufrimientos del diario vivir, 

concédenos que, así como san Pío de Pietrelcina, 

fue en la tierra un ardiente y humilde predicador de tu palabra, 

ahora en el cielo sea nuestro poderoso intercesor. 

que nos trasmita su devoción a María,  

te lo pedimos por los méritos de tu Hijo, 

 Jesucristo Nuestro Señor. 

Amén. 

DÍA CUARTO: 

  • Hacemos la Señal de la Cruz. 
  • Acto de Contrición. 
  • Oración para todos los días. 
  • Se dicen las intenciones por las que se ofrece la novena y se reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 

Oración para cada día: 

Bienaventurado Padre Pio, testigo de fe y de amor. 

 Admiramos tu vida como fraile Capuchino, 

 como sacerdote y como testigo fiel de Cristo.  

El dolor marcó tu vida y te llamamos:  

Un crucificado sin Cruz. 

 El amor te llevó a preocuparte por los enfermos,  

a atraer a los pecadores,  

a vivir profundamente el misterio de la Eucaristía y del perdón. 

Fuiste un poderoso intercesor ante Dios en tu vida 

 y sigues ahora en el cielo haciendo bien e intercediendo por nosotros. 

Queremos contar con tu ayuda. 

 Ruega por nosotros. 

 Amén. 

Palabras del Padre Pío: 

Invoca a tu Ángel de la Guarda, es ese ser que te iluminará y te guiará por el buen camino. Dios te lo ha dado por este motivo, no te olvides invocarlo todos los días. 

Castísimo Padre San Pío de Pietrelcina; que tanto amasteis y nos enseñasteis a amar al Santo Ángel de la Guarda; el que te sirvió de compañía, de guía, de defensor y de mensajero. A ti las Figuras Angélicas llevaron los ruegos de tus hijos espirituales. Intercede cerca de Dios para que también nosotros aprendamos a hablar con nuestro Ángel de la Guarda, para que en todo momento sepamos obedecerle, pues es la luz viva de Dios que nos evita la desgracia de caer en pecado. Nuestro Ángel siempre está listo a señalarnos el camino del bien y a disuadirnos de hacer el mal.  

Oración final para todos los días: 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

 Amén. 

DÍA QUINTO: 

  • Hacemos la Señal de la Cruz. 
  • Acto de Contrición. 
  • Oración para todos los días. 
  • Se dicen las intenciones por las que se ofrece la novena y se reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 

Palabras del Padre Pío 

Oh Señor, Padre Jesucristo; te suplico viertas sobre mí, todos los castigos que son para los pecadores y las ánimas benditas del purgatorio; multiplica sobre mí los sufrimientos, con que conviertes y salvas a los pecadores y líbralos pronto del tormento del purgatorio. 

Meditación sobre la prudencia. 

Cuando somos prudentes discernimos lo que es bueno y lo que es malo, para huir si no nos conviene o continuar haciéndolo cuando nos hace bien a nuestra vidaLa prudencia es sinónimo de sabiduría, cautela, sensatez y cordura, es el motor del buen cristiano, quien la ejerce, sabe dominar su lengua, los malos pensamientos y las malas obras. El Padre Pio fue una escuela viva de prudencia, de sensatez y de amor, nos decía que la prudencia tiene ojos, el amor piernas. 

Oración final para todos los días. 

Oh bondadoso Padre Pio de Pietrelcina, 

tu que eres un ser lleno de amor 

y nos enseñasteis amar a las almas del purgatorio, 

ruega a nuestro Padre Celestial, 

con conceda un corazón lleno de amor y compasión, 

por estas almas, orando por ellas todos los días, 

para que pronto salgan de este sufrimiento, 

(Pedir las intenciones) 

Rezar el Padre Nuestro, un Ave María y el Gloria. 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

Amén. 

DÍA SEXTO: 

  • Hacemos la Señal de la Cruz. 
  • Acto de Contrición. 
  • Oración para todos los días. 
  • Se dicen las intenciones por las que se ofrece la novena y se reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 

Palabras del Padre Pío 

Si yo sé que una persona está afligida, sea en el alma o en el cuerpo, suplicaría a Dios para verla libre de sus males. De buena gana yo tomaría todos sus sufrimientos para verla salvada y cedería los frutos de tales sufrimientos en su favor. 

Meditación sobre la obediencia. 

En la vida religiosa se dice: Quien obedece, no se equivoca y esa fue la vida que llevo el Padre Pio, durante el tiempo que estuvo en la tierra, a pesar de que las ordenes que le daban fueran injustas, como prohibirle confesar y celebrar la santa misa, cumpliendo estas órdenes con humildad, amor y paciencia por amor a Jesús y a la virgen María. 

Oración final para todos los días: 

Oh Padre Pio, tu que fuiste un ser obediente 

y que te has preocupado por todos los enfermos 

más que por tu propia salud, 

ya que veías reflejado en cada uno, el rostro de Jesús, 

tú, que has hecho milagros en el cuerpo, en el alma, en la mente, 

de todos los que acudían a tú presencia, 

concediéndoles una vida renovada, 

llena de amor, paz, fe y felicidad, 

Te pido, interceda ante nuestro Padre Celestial, 

me llene de salud, esperanza y humildad, 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

Amén.

DÍA SÉPTIMO: 

  • Hacemos la Señal de la Cruz. 
  • Acto de Contrición. 
  • Oración para todos los días. 
  • Se dicen las intenciones por las que se ofrece la novena. 
  • Reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 

Palabras del Padre Pío 

Si el pobre mundo pudiera ver la belleza del alma sin pecado, todos los pecadores, todos los incrédulos se convertirían al instante.      

Meditación sobre la penitencia. La penitencia es conocida como el castigo que nos impone nuestro confesor, luego de absorbernos de nuestras faltas cuando nos confesamos. 

El padre Pio vivía en continuas penitencias, sin perder su alegría, en el confesionario fue muchas las personas que el colmo de fe y esperanza, devolviéndoles su deseo de vivir en gracia de Dios. 

Oración final para todos los días: 

Oh piadoso Padre Pio, 

Tu que Has salvado tantas almas, 

a través del confesionario, 

ofreciendo tus sufrimientos, 

para salvar a los pecadores de las riendas del demonio. 

intercede a Nuestro Padre Celestial, 

para que los hombres que no creen, 

tengan fe, se conviertan y puedan vivir 

llenos de amor, paz y humildad, 

te pido por el amor que le tuviste a Jesús y María. 

Amén. 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

DÍA OCTAVO: 

  • Hacemos la Señal de la Cruz. 
  • Acto de Contrición. 
  • Oración para todos los días. 
  • Se dicen las intenciones por las que se ofrece la novena y se reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 

Palabras del Padre Pío

Si me fuera posible, querría conseguir de Dios solamente una cosa; si me dijera: Vas al Paraísoquerría conseguir esta gracia: Señor, no me dejéis ir al Paraíso hasta que el ultimo de mis hijos; la última de las personas que me han sido confiadas, haya entrado antes que Yo. 

Meditación sobre la pureza. La Pureza es una virtud con la que todos nacemos, pero a medida que vamos creciendo la vamos perdiendo, es bueno ser puros de mente y de cuerpo, para ser puros de alma, lo mejor que podemos hacer, es ser constantes en la oración para pedirle a Dios nos conserve limpios de toda maldad y pecado. Mateo 5-8, dice: Felices los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. 

Oración final para todos los días: 

Piadoso San Pio, 

Tu que te has llenado de amor, asía tus hijos espirituales, 

considérame con uno de ellos, 

para que me guíes, me protejas, 

y pueda con tu ayuda, llegar a la mansión eterna, 

junto con mis hermanos, padres e hijos, 

Amén. 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

 DÍA NOVENO: 

  • Hacemos la Señal de la Cruz. 
  • Acto de Contrición. 
  • Oración para todos los días. 
  • Se dicen las intenciones por las que se ofrece la novena y se reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 

Palabras del Padre Pío.

Siempre mantente unido a la Santa Iglesia Católica, porque sólo ella puede salvarte, porque sólo ella posee a Jesús Sacramentado, que es el verdadero príncipe de la paz. Fuera de la Iglesia Católica, no hay salvación, ella te da el bautismo, el perdón de los pecados, el Cuerpo, la sangre, el Alma, y la Divinidad de Jesucristo, concediéndote por tanto la vida eterna; y todos los santos sacramentos para llevar una vida de santidad. 

Meditación sobre la humildad: La humildad es: Sumisión, obediencia, acatamiento, respeto, fidelidad y disciplina. El padre Pio oraba al Padre Celestial para que todos sus Hijos espirituales fueran humildes. Qué lindo seria la vida, donde en nuestros corazones siempre albergáramos esta virtud. 

Oración final para todos los días: 

Humildísimo Padre San Pío de Pietrelcina, 

Tú que has verdaderamente amado a la Santa Madre Iglesia. 

Ruega a Dios, nuestro Señor, 

al Señor de la Mies para que mande obreros a Su Mies 

y regalos a cada uno de ellos; 

de manera que llenando el mundo de sacerdotes santos; 

obtengan la fuerza y la inspiración de Dios. 

Además, te rogamos interceder ante la Santísima Siempre Virgen María; 

para que conduzcas a todos los hombres hacia la unidad de los cristianos, 

reuniéndolos en la gran casa de Dios; 

para que la Iglesia sea el faro de luz y  

salvación en el mar de tempestad que es la vida. 

Amén. 

Intensiones por las que vamos a pedir en esta Novena. 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

Una respuesta a «Novena Padre Pio»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *