Frases de San Agustín

Los mejores mensajes de San Agustín de Hipona, un Santo que entrego su vida a Dios y fue un humilde Papa de la iglesia Católica.

mensajes del santo obispo san agustin

  • No hay que buscar a Dios fuera, sino dentro del claustro interior, porque él es más íntimo, que nuestra propia intimidad.
  • Señor soy tu siervo, rompiste mis cadenas, te ofrezco mi alabanza. Que te alabe mi corazón, mi alma y mi lengua.
  • Recibe siempre con caridad, al que está débil en la fe.
  • Señor solo me gusta hablar de ti, tu eres mi mayor riqueza, mi salud y mi Dios.
  • Dios ten piedad de mí y escucha mis plegarias llenas de esperanza, esperando la alegría de tú misericordia.
  • Yo era un vendedor de la palabra de Dios.
  • Desde lo más profundo de mi corazón exclamaba: en su paz y descanso dormiré y desfrutare de un consuelo delicioso.
  • Todos mis problemas, me envían a ti Señor.
  • Hasta cuando has de estar enojado, no te acuerdes más de mis pecados pasados.
  • Dios por ti suspiro día y noche, al conocerte por primera vez, me hiciste elevarme asía ti.
  • Señor eres todo poderoso y en ti, es donde se halla el descanso, que hace olvidar todas mis angustias.
  • Tú eres quien me da la esperanza y seguridad que tanto necesito.
  • Señor, tú que en la oscuridad me diste luz, escucha mi oración, ten piedad de mí.
  • Hasta cuando van hacer duro el corazón, porque buscáis la vanidad y la mentira, pero no peques.
  • Señor tu que poderoso y puedes darnos mucho más de lo que te pedimos y de lo que pensamos.

palabras de san agustin de hipona

Las mejores frases de San Agustín

  • No olvide la dureza de tu azote y la admirable nobleza de tú misericordia.
  • Señor por ti conocí tu misericordia y yo alabare tu nombre.
  • Eres la única y real fuente de vida.
  • La muerte quedo aniquilada y convertida en victoria.
  • Señor dame castidad y contingencia.
  • Gracias señor por librarme de mis deseos carnales, que me tenían fuertemente atado y de la esclavitud mundana.
  • Dios el origen de la corrupción no debe venir de ti.
  • Acuérdate del necesitado; pues todos lo somos, acuérdate del pobre; pues en cualquier momento lo podemos hacer.
  • Por muchas riquezas que tengamos, nuestro vestido es un trapo de carne.
  • Soy un buen cristiano si amo a Dios, pero si desprecio a mis hermanos, mi amor a Dios no es sincero, porque no puedo amar a Dios y despreciar a sus hijos.
  • Cuando sientas que ya no sirves para nada, todavía puedes ser un santo.
  • La soberbia es pecado que nos aleja de Dios.
  • El amor lo es todo, porque sin amor no existe nada, amar y ser amado, era para mí una dulce ocupación.
  • Me aleje de la iglesia buscando la verdad, pero ahora vuelvo para advertir que solo ella la enseña.
  • Para poder ser santo debemos desterrar de nuestro corazón, la avaricia, la lujuria, la envidia, la ira,  la gula y la pereza.
  • Señor tú te compadeciste de este polvo y cenizas, y corregiste mis errores.
  • Señor hiciste que nuestro corazón solo este satisfecho hasta que descanse en ti.
  • Amemos a Dios y después al prójimo, estos son los principales mandamientos que hemos recibidos.
  • Los humanos cometemos errores, pero permanecer en la equivocación es terrible.
  • La fe limpia el alma y nos lleva al camino correcto.
  • La paciencia es la mejor compañía de la sabiduría.
  • Los pastores también somos ovejas.
  • Nunca pienses que el ayer fue mejor que hoy, solo aprovecha el presente y mira adelante.
  • La soberbia convierte los ángeles en demonios y la humildad hace que los hombres sean ángeles.
  • El propósito de toda guerra es La paz.
  • Evitemos hablar tanto y escuchar más, siempre debes hablar desde adentro de tu corazón.
  • Aprendí a distinguir entre la oratoria y la verdad, a mí me seduce la verdad y no las elocuencias verbales.
  • Señor que zozobra en la que se debate mi vida.
  • Confesar las malas acciones, es el primer paso hacia las buenas acciones.
  • Dios ayúdame hacer puro, pero no todavía.
  • La tristeza es característica de las almas perdidas.
  • La justicia solo es aparente, cuando la misericordia se ausenta.
  • No debemos elogiar, aquellos que solo cumplen con su labor y nada más.
  • La verdad es como un león, no necesitas defenderla, solo se deja libre y se defenderá sola.
  • Dios nunca se cansa de perdonarnos y de tender su misericordiosa mano al caído.
  • Acepto ser obispo con amor y humildad.
  • Jesús debe ser el centro de nuestras vidas, ser el principio y el final de todo.

Clic para mas Santos Católicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *